Arroces, Pastas y Cereales

Arroz Cremoso Verde

Me tengo que remontar a Junio del 2015 para hablar de esta receta, visitamos por fin San Miguel de Allende y la verdad estábamos ansiosos por la cantidad de buenas referencias que nos dió todo el mundo al respecto. Era sábado y todo apuntaba a elegir un buen restaurante y disfrutar un poquito del ambiente nocturno del «pueblo mágico«, y tras comprobar las críticas en internet del elegido, parecía que sería todo un éxito.

La verdad todo en la carta apuntaba delicioso, uno de los platos fuertes elegido por mi marido fue «risotto verde», todos estamos acostumbrados a comer «risottos» con setas, con foie, con boletus edulis, con trufa y todos deliciosos porque es cierto que este tipo de arroces maridan muy bien con estos ingredientes.

Fue una sorpresa encontrarnos un rissotto combinado con placton y algún crustáceo, desprendía un aroma a mar muy sutil. He tardado algo de tiempo en encontrar el sustituto perfecto con vegetales, probé unos cuantos platos con espinacas como base de cocción, primero agua, después caldo de pollo y finalmente la elección más satisfactoria fue la de añadirle crema de leche («nata»). Indispensables son los espárragos trigueros y el champiñón portobello que le dan un sabor terruño con las espinacas inconfundible.

Te animo a que prepares este plato como un menú especial de plato único, puesto que al llevar crema se convierte en un plato calórico y contundente.

INGREDIENTES:

250 gr. Arroz variedad carnaroli o arborio.

1 ud. Cebolla blanca grande.

8 ud. Champiñón portobello.

10 ud. Espárragos verdes trigueros.

400 gr. Brotes de espinacas.

250 gr. Crema de leche.

Agua para la cocción del arroz.

Queso parmesano rallado.

Sal y pimienta blanca molida.

Aceite de oliva

VAMOS AL LÍO:

Picamos en brunoise pequeña la cebolla blanca y doramos con aceite de oliva en una sartén cazuela, cazuela baja o sartén wok, a fuego suave y vamos moviendo para evitar que se queme. Cuando la cebolla esté transparente añadimos 6 champiñones portobello en brunoise mediana, ojo reservamos 2 piezas para decorar a la hora de emplatar.

En una cazuela ponemos agua a hervir para dar un punto de cocción rápida a los espárragos verdes. Una vez cocidos que tardan unos 3 minutos les cortamos la cocción, desechando el agua y enfriando con hielo y agua. De esta forma mantendremos la clorofila de la verdura y quedará un color para la verdura muy vistoso y atractivo. Reservamos.

Añadimos el arroz y doramos un poco, vamos añadiendo agua de cocción poco a poco y removiendo el arroz para que absorba ese agua, podemos utilizar caldo de pollo para la cocción del arroz, en este caso utilicé solo agua para darle más protagonismo a las espinacas. Según vaya estando listo el arroz según el tiempo de cocción indicado en el paquete, añadimos los espárragos verdes trigueros y reservamos las puntas para decorar.

En un procesador, trituramos las espinacas hasta que queden muy finas, añadimos la crema y lo mezclamos al arroz de manera envolvente y sin agredir demasiado el arroz, salpimentamos al gusto. Apagamos fuego y mantenemos caliente.

En una sartén con aceite salteamos un par de minutos los champiñones reservados laminados y al terminar las puntas de los espárragos para calentarlos. Servimos ración de arroz, champiñones y puntas de espárragos decorando y finalizamos rallando queso parmesano al gusto.

Espero que os guste tanto como a nosotros!

 

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *