Fondos de nevera,Lo más fácil,Técnicas

Pepinillos agridulces

A votación popular os publico esta receta que me habéis pedido ya tantas veces. Todo aquel que ha pasado por mi casa y ha probado mis pepinillos agridulces se le cambia de repente la cara y me preguntan inmediatamente dónde los he comprado, pues la cara es más asombrosa aún cuando digo: «son caseros, los hago yo».

Ya os cuento que esta idea de tener siempre pepinos encurtidos en casa surgió de una circunstancia que suele darse en muchas casas, compras en oferta compulsivamente o tienes una gran amiga que tiene huerta y ha pensado en ti para hacerte el regalo del mes, de repente sales de viaje y te encuentras un cajón de pepinos en la nevera inmenso, la solución para no tirar nunca nada está bien clara, unos encurtidos, otros en gazpacho y los sobrantes en ensalada para esa misma noche.

Al principio hice varias recetas diferentes de los pepinillos agridulces, hay tantísimas por internet que ya no sabes cuáles son los ricos, los buenos o los mejores. Así que lo mejor en este caso fue elegir 3 y después me quedé con lo que más me gustó de cada una, mi receta definitiva tiene un poco de cada una, así perfilé una receta a mi propio gusto.

Os recomiendo tener siempre este tipo de preparados caseros en la nevera porque alegran notablemente otros platos y siempre dan un toque personal diferente a cambio de muy poquito esfuerzo. Os dejo la receta debajo de la imagen.

 

INGREDIENTES

7 Pepinos en rodajas algo gruesas (700 gr aproximadamente)

500 ml Agua

500 ml Vinagre Blanco

3 Cucharadas de azúcar moreno

6 Dientes ajo grandes

1 Cucharada de clavo de olor

1 Cucharada de pimienta negra en grano

1 Cucharada de mostaza en grano

2 Cucharadas de Eneldo o 2 ramilletes frescos de hinojo

VAMOS AL LÍO

Lavamos bien los pepinos y los secamos con papel de cocina, los cortamos en rodajas algo gruesas con la mandolina, reservamos para que pierdan su agua y secaremos bien de nuevo.

Mientras ponemos todos los ingredientes en una cazuela al fuego excepto el eneldo o el hinojo, llevamos a ebullición. Cuando empiece a hervir metemos los pepinos y una vez se reinicie el hervor contamos 5 minutos de cocción.

Pasado este tiempo separamos los pepinillos del líquido, reservamos el líquido mientras lavamos intensamente con agua fría los pepinillos para cortarles la cocción, esta es la mejor forma de que nos queden crujientes. Debemos tener cuidado en no perder en el lavado los granos de mostaza, pimienta y clavo, hay que conservarlos, así que el mejor truco es utilizar un colador fino que retenga todos los granos mientras estamos cambiando el agua.

Una vez fríos los pepinos, los metemos en nuestro bote de conserva y le vamos echando el líquido ya frío, hasta cubrirlos completamente. Le ponemos el eneldo o el hinojo, movemos bien y cerraremos para conservar en la nevera al menos por 10 días para empezar a degustarlos.

La duración de este encurtido en la nevera puede estar hasta 6-8 meses, siempre utilizando cubiertos limpios de metal para sacar las piezas.

Es un fondo de nevera perfecto para muchas preparaciones posteriores.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *